Internacionaliza tu empresa por medio de la web

En la actualidad, la supervivencia de muchas empresas pasa por la internacionalización. Son muchas las que están ampliando su red comercial y son tantas o más las entidades que se están preguntando si están haciendo bien las cosas dentro de su estrategia de crecimiento. Hay un punto que pocas veces tienen en cuenta las empresas y que sin embargo, es clave a la hora de contar con visibilidad en aquellos países en los que se quiere lanzar un producto. Hablamos de la internacionalización online, de darte a conocer en los mercados externos optimizando tu sitio web.

¿Qué significa esto? que la web puede ser una herramienta clave para tu crecimiento como empresa si se consigue un buen posicionamiento en los buscadores de cada país objetivo.

Cuando hablamos de buscadores sabemos que en España el 98% de los usuarios usa Google. Pero, por ejemplo, en China utilizan Baidu, en Rusia Yandex, en la República Checa Seznam y en Japón Yahoo.

Lo que hay que conseguir es que si vendes calcetines y quieres venderlos en Rusia, que si un potencial cliente busque “hocok” en Yandex, tu empresa salga en la primera página de resultados. A eso es a lo que llamamos posicionamiento.

La fórmula gratuita para conseguirlo es aplicar el SEO orgánico, es decir, jugar con las keyword o palabras clave principales según el mercado de destino. Hay que hacer un exhaustivo análisis de cómo se hacen las búsquedas según idioma y país; analizar cómo queremos que aparezca nuestra marca y nuestro producto y ver cómo se presenta la competencia.

Otro punto importante es el tema del dominio. Las opciones son las siguientes:

  1. La estrategia más eficaz de cara al posicionamiento es tener un dominio propio de cada país y tener la base de datos alojada en un servidor de ese país. Es decir, utilizar, www.calcetin.eus para Euskadi; www.calcetin. es para España, www.calcetin.fr para Francia, etc. Lo ideal sería contratar un hosting en un servidor del país de interés, aunque la localización del servidor cada vez tiende a tener menos valor.
  2. Se pueden crear subdominios. Éstos son administrables y se pueden tener todos los subdominios dentro de un mismo hosting. También permite contratar diferentes servidores. Hay que tener en cuenta que Google permite orientar el tráfico a un país determinado desde Webmaster Tools.  Los subdominios serían eu.calcetin.com; es.calcetin.com, fr.calcetin.com, en.calcetin.com… Tienen la ventaja de heredar parte de la autoridad del dominio principal, lo cual no ocurre con los dominios.
  3. Se pueden crear subdirectorios o carpetas (ej. calcetin.com/eu; calcetin.com/es; calcetin.com/fr; calcetin.com/en…) toda la base de datos ha de estar unificada y en un mismo servidor, lo cual es algo que los buscadores pueden no valorarlo de forma positiva.
  4. Evitar parámetros en las URLs. Es un error utilizar parámetros de cara al posicionamiento, porque en muchos casos, el contenido es igual para varios parámetros lo que genera duplicidades que Google penaliza.

No es suficiente tener una web. Tampoco traducir los contenidos y poner un desplegable de idiomas. Es algo más complejo que hay que trabajar.

Es importante tener en cuenta la cultura del país objetivo y cuáles son los términos que utilizan. Por ello, muchas marcas optan por presentarse de forma diferente en cada país.

Veamos el ejemplo de Starbucks.

En España:

starbucks-espana

En China:

starbucks-china

En Japón:

starbucks-japon

En Brasil:

starbucks-brasil

En USA:

starbucks-usa
En Francia:

starbucks-francia

Lo importante es hacerse ver porque lo que no se ve, simplemente no existe.

El SEO cuesta, pero el retorno de la inversión es más que considerable.

 

Utzi iruzkina

Entradas relacionadas