No es lo que dices, es cómo lo dices

Si comunicas bien, vendes más y mejor. Las palabras son como los ingredientes de la buena cocina. Hay que escogerlas bien para que el resultado sea el deseado. Mucho más que lo que se dice, lo que cuenta es cómo se dice. Ahí radica el verdadero poder de las palabras, en el arte de saber unir letras.

Cambiando el mensaje puedes cambiar muchas cosas.

-Cuida la comunicación en tu web, en tu catálogo de productos, en tus folletos.

-Elabora, mima y dirige el discurso de tus comerciales.

-Pon pasión verbal (o escrita) a tus productos.

-Con las palabras adecuadas, puedes lograr que tu marca y tu producto ¡seduzcan!

-Conoce a tu público, huye de las bases de datos genéricas, segmenta tu cartera de clientes y dirígete de forma personalizada.

-El contenido de una buena estrategia de comunicación puede cambiar el punto de vista que un cliente tiene respecto a un producto o a una marca.

-Atraes con el producto. Te diferencias con el discurso. Vendes con las palabras.

-Si tu producto es malo, las palabras no te salvarán. Pero, al menos, ¡todos querrán compartir un rato contigo!

Para ejemplo, este vídeo.

Deja un comentario